Content

Ya no mandas en tus compras, es la Inteligencia Artificial quien decide qué es lo que compras

Ya no mandas en tus compras, es la Inteligencia Artificial quien decide qué es lo que compras

La Inteligencia Artificial… ¿Ha llegado realmente? ¿Cómo afecta al consumidor? ¿Podemos las empresas de marketing digital empezar a ofrecérselo a nuestros clientes? Estas y otras preguntas fueron las que teníamos en mente cuando fuimos hace unas semanas a la jornada ‘Futuro de la Inteligencia Artificial en la Comunicación con el consumidor’ en el auditorio de Campus Madrid, organizado por E.Life. Al ser la IA algo que no se puede ver ni tocar, para muchos clientes puede provocar cierta inseguridad a la hora de implementarlo. Sin embargo, es una realidad y las marcas que no lo añadan en sus estrategias de marketing digital están perdidas.

 

Según un estudio de Forrester relativo a la Inteligencia Artificial, más del 79% de los directores de marketing quiere incorporar la Inteligencia Artificial a sus negocios en 2018 gracias a la enorme cantidad de información valiosa que proporciona a la empresa, y todo ello de manera automatizada. El Machine Learning hace este proceso de almacenamiento y agrupación de datos, a través de distintos algoritmos para que nos resulte más sencillo. Con los datos ya clasificados es mucho más fácil la personalización de contenidos y la obtención de conversiones por parte de los usuarios. Todo esto es un lujo al alcance de los Profesionales del Marketing, por eso, gracias a su implementación, muchas empresas ya tienen beneficios y se estima que en 2025 el mercado de la IA alcance los 190.000 millones de dólares.

 

Interactuación del usuario con la Inteligencia Artificial

Pero, todo esto, ¿cómo se come? No lo vemos, no lo palpamos… es complicado ¿verdad? Muy sencillo, interactuamos con Inteligencia Artificial cada día sin saberlo. Por ejemplo, ¿cuántas veces has visto un móvil o una camiseta en Amazon y unas horas después has vuelto y te ha enseñado otros modelos similares a lo buscado anteriormente, o te ha aparecido en Facebook justo el mismo producto? Estas páginas guardan información sobre nuestras búsquedas, tanta que nos conocen más que nosotros mismos y además deciden por nosotros nuestras compras. ¿No te lo crees? Una de cada tres compras que se realizan en Amazon son sugerencias. Amazon te conoce más de lo que crees y, gracias a tus compras, es capaz de darte un contenido totalmente personalizado.

Compra por Internet 

No solo nos relacionamos de esta manera con la Inteligencia Artificial, los chatbots son también una expresión de ello, cada vez están mejor programados. Ahora mismo son capaces de responder cualquier pregunta en RRSS, en los chats de páginas webs o en plataformas de mensajes como Telegram... La era de lo digital ha provocado que, cada vez más, tengamos menos paciencia y queramos las respuestas en el momento y, si una persona tiene una duda a las 4 am no tiene por qué haber una persona de guardia, si el chatbot le puede contestar. Actualmente, el 40% de las interacciones que hacemos por internet se hacen a través de Inteligencia Artificial. ¿Serías capaz de diferenciar a una persona de un robot por internet? ¿Tan predecibles son nuestras preguntas? Rotundamente, la respuesta es: sí.

 

Todo esto parecía inimaginable hace pocos años. Sin embargo, todavía nos esperan muchas novedades sobre esta nueva tecnología que cada día está más presente en nuestras vidas. La Inteligencia Artificial tiene que superar muchas barreras físicas, tecnológicas y filosóficas, quién sabe qué nos deparará el futuro.

comments powered by Disqus