iProspect

Soy mujer y he llevado cuentas de automoción

Soy mujer y he llevado cuentas de automoción

De automoción, apuestas deportivas, tecnología, videojuegos y de todo aquello que hace unos años se consideraba del ámbito más puramente masculino. He estado en reuniones en las que el 70% de los ejecutivos eran hombres, sin que mi voz titubease. He liderado proyectos sin importar la temática, mi edad, o mi sexo. Yo y las mujeres que me rodean en mi ámbito profesional, somos como las Mad Men de este siglo, pero sin la necesidad de beber un Whisky para tomar cada decisión, o de sacar de fiesta al cliente, para convencerle de nuestra propuesta.

Lo cierto es que las mujeres de la publicidad y el marketing, nos adentramos cada vez más en un mundo, que hace unos años estaba destinado a los hombres. Lo hacemos de una forma natural, poniendo nuestro trabajo como garantía del éxito y el tesón como bandera. Porque en nuestro fuero interno sabemos que somos profesionales formadas y competentes y estamos deseando mostrárselo al mundo.

Y aunque muchas veces tengamos que seguir enarbolando la bandera del tesón para que nos hagan caso, se acabaron los tiempos en los que la principal ocupación de las mujeres en España era “sus labores”. Actualmente, más del 56% de las mujeres de este país en edad laboral trabajan fuera de sus casas y cada vez más las mujeres ocupamos puestos de liderazgo. En iProspect, sin ir más lejos, el departamento de Servicios al Cliente es principalmente femenino, somos nosotras las encargadas de liderar la estrategia de los clientes, encontrar nuevas oportunidades de negocio, gestionar los tiempos de equipos multidisciplinares y en definitiva, somos las responsables del resultado final de las campañas de nuestros clientes.

No importa el mercado, el volumen de inversión o que alguna de nuestras cuentas sean internacionales, porque las mujeres que trabajan a mi alrededor, tanto en Servicios al Cliente como en otras unidades, somos valientes en nuestro día a día, al adentrarnos en un mundo de hombres. Somos creativas para combinar nuestra vida personal con la profesional, a pesar de los retos que aún tenemos para conciliar. Somos responsables, porque sabemos lo que ha costado llegar hasta donde estamos y que no nos encasillen. Somos inteligentes, poniendo nuestro sexto sentido, este sí que solo lo tenemos las chicas, al servicio de cada momento. Y somos, sobre todo, profesionales plenas, sin nada que envidiar a ninguno de los hombres que nos rodean.

No tenemos nada que envidiar a los hombres, no porque pensemos que somos mejores que ellos en esto de la publicidad o en otros trabajos, no, es simplemente que sabemos que somos iguales. Lo que pasa que aún tenemos que celebrar días como el 8 de marzo para que esa igualdad sea 100% patente para todos, y lo seguiremos haciendo hasta que no sea necesario reivindicar nada, hasta que deje de ser necesario gritar a los cuatro vientos, que podemos llevar la más exigente y complicada de las cuentas de automoción.

comments powered by Disqus