Marketing Online

El nuevo viejo oeste

Internet nos recuerda las películas del Viejo Oeste Americano, donde las leyes y regulaciones se iban adecuando a la evolución de los descubrimientos de la época. Internet funciona de forma parecida, cada paso que damos se regula a posteriori, porque ni nosotros mismos sabemos ni tenemos la certeza de hacia dónde nos llevará el medio que hemos creado y seguimos construyendo entre todos.

Un ejemplo de esa regulación que se desarrolla posteriormente, es la regulación entre anunciantes, medios y agencias para las cookies en activos como el retargeting tanto en medios comprados como propios. Participamos desde iProspect en dicha regulación, apoyándonos en directrices europeas  y con los organismos locales competentes, pero lo hacemos mucho tiempo después de que las cookies y su implementación en técnicas de venta online nos sigan con banners por nuestra navegación diaria.

Google nos encontró y Facebook nos puso en contacto, debemos ser partícipes y proactivos en la evolución de medios, así como en la construcción de nuevos límites que nos llevarán a descubrir nuevas oportunidades de este Nuevo Viejo Oeste. En iProspect nos sentimos esos pioneros que se adentraban hacia lo desconocido en busca de lo que ni nosotros somos conscientes que lograremos. Seguramente nos bañaremos en polvo, pasaremos sed y hasta cierto riesgo de dejarnos la piel en el camino, pero si somos constantes y conscientes de lo que hacemos, quizás y solo quizás llegaremos los primeros donde nadie ha llegado antes.

Estamos en un momento para recordar lo que hemos construido, pero sobre todo para reflexionar y tomarnos un alto en el camino para tomar decisiones, dibujar objetivos y poner en marcha el futuro de Internet y de todo lo que le rodea. En iProspect creemos firmemente en que debemos participar en la evolución pero también en el descubrimiento como agencia de nuevos entornos de trabajo para reinventarnos y evolucionar como compañías. Para ello debemos tener el coraje de enfrentarnos a una hoja en blanco donde todo es perfectamente posible. Puede llegar a convertirse en un ejercicio demasiado complejo, pero mirar a esa hoja sin datos, sin histórico de tanto en cuanto, creyendo que tenemos como compañía un mundo por explorar, nos alienta para encontrar esos nuevos caminos que antes ni soñábamos pisar. No hay límites, y si los hay es porque nos los ponemos nosotros mismos, ya que como agencias tenemos un ADN muy fuerte que nos lleva por inercia a más de lo mismo, pero también lo tenían esos emigrantes del siglo XIX que se adentraban, con temor pero con mucha más pasión, a esas mismas hojas en blanco que debemos imponernos como nuevos mapas hacia el nuevo Internet.

comments powered by Disqus