Content

Brainstorming, ¿mejor la tormenta o el goteo?

Brainstorming, ¿mejor la tormenta o el goteo?

El proceso creativo para la generación de ideas puede ser muy diferente en función del objetivo que se busque conseguir con él. Existen infinidad de técnicas para lograr una mayor eficacia y eficiencia en el proceso creativo y, dentro de ellas, el brainstorming quizás sea una de las más conocidas y empleadas.

Se trata de una técnica creativa realizada por un grupo heterogéneo de personas que tiene como objetivo la generación de una gran cantidad de ideas, sin importar tanto la calidad de las mismas. No existe una norma establecida, pero lo ideal es que participen entre 6 y 10 personas. En cambio, lo que sí resulta imprescindible es que exista la figura de un moderador, que sea quien guíe las ideas que vayan surgiendo y quien tome nota de todas ellas, aunque en un principio no parezcan relevantes.

 

Que nada frene la creatividad

El brainstorming se suele emplear en las fases iniciales de la generación de ideas. Este tipo de técnicas ayudan a fomentar la creatividad, de tal modo que se superan los diferentes bloqueos y barreras.

Entre los factores que inhiben la creatividad, existen bloqueos cognitivos, como errores de percepción, las experiencias o la costumbre; bloqueos emocionales, como las prisas, la seguridad, la desconfianza, la pereza, la autocrítica, el triunfo o el temor a los otros; y por último bloqueos culturales como la educación, la presión social, el éxito social, los conocimientos sobre el tema o el juicio de cada uno.

El grupo creativo ayuda a vencer los temores, da seguridad y proporciona confianza, de tal modo que se incrementan las nuevas combinaciones y asociaciones, por lo que esta técnica es perfecta para superar los distintos tipos bloqueos.

 

¿Son las personas más inteligentes, las más creativas?

Algunos piensan que la creatividad está reservada para aquellas mentes privilegiadas, tocadas por una varita mágica, que todo lo que producen son ideas maravillosas e imposibles de conseguir por el resto. Sin embargo, aunque la inteligencia es un factor fundamental para la creatividad, estos factores no tienen con una gran correlación. Existen personas muy inteligentes que son muy poco creativas, y viceversa.

Según Guilford (1956), la creatividad es la capacidad del sujeto de aportar, muchas, diferentes y originales ideas. La inteligencia ayuda a redefinir un problema y verlo de forma diferente; a analizar y valorar las nuevas ideas y, lógicamente, es necesaria para presentarlas y comunicarlas. Pero también es cierto, que las características de la personalidad están relacionadas con las aptitudes creativas. La creatividad es una cualidad que todo individuo posee en mayor o menor grado y que según las situaciones se revela con una intensidad diferente. Por tanto, inteligencia y creatividad suelen ser cualidades complementarias.

 

De un grano, una montaña

El brainstorming es una técnica muy interesante como punto de partida de la generación de ideas, en la que importa la cantidad, y no la calidad. De este proceso se pueden derivar los inicios de grandes proyectos.

El proceso creativo es idéntico para productos artísticos o científicos, por lo que esta técnica es completamente multidisciplinar.

Por último, a la hora de ponerla en práctica, es imprescindible saber que en un brainstorming nada es estúpido y que cualquier idea, por simple que parezca puede ser el comienzo de algo grande. Además, durante este proceso es fundamental la diversión para que todos sus integrantes estén cómodos y aporten sus ideas libremente.

 

comments powered by Disqus